viernes, 22 de abril de 2016

TARTA DE CAFÉ


Esta tarta la hice para el cumpleaños de mi hermana. Ella siempre me pide que le haga la tarta de moka con galletas de toda la vida pero este año he decidido hacer un cambio y ha valido la pena porque, para mi gusto, esta tarta está exquisita. Eso si, tienes que ser un gran amante del sabor a café.




INGREDIENTES:
Para el bizcocho genovés:
- 3 huevos
- 100 gr de azúcar
- 100 gr de harina

Para el relleno y cobertura:
- 250 gr de queso mascarpone
- 200 ml de nata para montar
- 1 cucharada de café soluble
- 150 gr de azúcar glas

Para calar la tarta:
- 1 vasito de leche
- Un buen chorrito de coñac

Para adornar:
- Fideos de chocolate
- Bolitas de cereales con chocolate

ELABORACIÓN:

En primer lugar haremos el bizcocho genovés, para ello separamos las claras de las yemas. Con ayuda de unas varillas eléctricas o alguna máquina batimos las claras hasta que estén espumosas, añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que estén a punto de nieve.
Sin dejar de batir añadimos las yemas una a una.
A continuación, agregamos la harina tamizada y mezclamos a mano con movimientos envolventes de arriba hacia abajo, lo justo para que todo quede bien integrado. Procuraremos no mover demasiado para que no se vaya el aire incorporado a las claras.
Echamos la mezcla en un molde (el mío es de 26 cm) engrasado previamente y metemos en el horno precalentado a 180º unos 20 minutos. 
Para comprobar que el bizcocho está hecho lo pincharemos con un palito o una aguja larga y si sale limpio el bizcocho ya está hecho.
Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Para hacer la crema de café ponemos en un bol el mascarpone y el azúcar y batimos hasta que quede una consistencia cremosa. 
Por otro lado, añadimos a la nata la cucharada de café soluble y montamos, para que no nos cueste trabajo montar la nata ésta deberá estar bien fría.
Una vez montada mezclamos con la crema de mascarpone. 

Cortamos el bizcocho en dos mitades y calamos con leche y coñac. Extendemos una parte de la crema de café y ponemos encima la otra mitad del bizcocho. Volvemos a calar y cubrimos con el resto de crema de café y también por los laterales.
Si vemos que la crema no ha quedado con demasiada consistencia metemos un rato en el frigorífico para que coja cuerpo y nos sea más fácil manejarla.
Adornamos como más nos guste, en este caso he puesto fideos de chocolate y bolitas de cereales con chocolate pero podéis poner también almendra en grano, fideos de colores, pequeñas chocolatinas,.....
Meterla en el frigorífico unas horas.
Esta tarta está más buena de un día para otro así que os aconsejo hacerla con antelación.









lunes, 11 de abril de 2016

ALBÓNDIGAS DE CARNE


Ya os puse la versión de las albóndigas de pescado y hoy le toca a las de carne. 
Empecé a hacer las albóndigas al vapor porque salen muy tiernas y a mis peques les encantan pero ya las hago siempre así porque además salen muy ligeras y con la thermomix aprovechas para hacer todo de golpe. Me encantan estas recetas que sacan el máximo partido a la thermomix. 
Yo las suelo acompañar de arroz cocido (y si es para mis niñas que sea en forma de corazón) pero con unas patatas panadera o en puré también le va genial.

INGREDIENTES:

Albóndigas:
-750 gr de carne picada (yo la suelo poner mitad cerdo mitad ternera)
- Un trozo de pan duro (como de unos 4 dedos)
- 1 cebolla pequeña
- 75 gr de leche
- 3 huevos
- 3 dientes de ajo
- Perejil picado
- Sal
- Pimienta molida
- Nuez moscada
- Pan rallado para rebozar las albóndigas

Salsa:
- 50 gr de aceite de oliva
- 1 cebolla grande o dos pequeñas
- 1 pimiento verde
- 1/2 pimiento rojo
- 1 diente de ajo
- 1 zanahoria
- Una lata pequeña de tomate triturado (400 gr)
- 100 gr de vino blanco
- 300 gr de agua
- Sal

ELABORACIÓN:

Echar a un bol la carne picada.
Poner en el vaso de la thermomix el ajo, cebolla, perejil y pan duro. Programamos 20 seg, velocidad progresiva 5-10. Echamos sobre la carne.
Poner en el vaso la leche, huevos, sal, pimienta  molida y nuez moscada. Programamos 10 seg, vel. 8. Echamos sobre la carne y removemos todo. Dejamos reposar media hora más o menos.
Luego vamos formando las albondigas y rebozamos en pan rallado. Disponemos sobre el recipiente varoma y su bandeja que habremos pincelado con un poco de aceite. 

Si nos sobra carne podemos hacer hamburguesas. Hacemos albóndigas un poco más grandes y las aplastamos, luego las ponemos entre film transparente y las congelamos.Así dispondremos de unas hamburguesas caseras para cualquier ocasión.

Para hacer la salsa ponemos el aceite, la cebolla, el pimiento verde y rojo y el ajo en el vaso de la thermomix y picamos 4 seg, vel. 5. Después programamos 10 mint, vel. 1, temperatura varoma, sin poner el cubilete.
A continuación, añadimos la zanahoria troceada, el tomate triturado, el vino, agua y un poco de sal. Colocamos el recipiente varoma y programamos 35 mint, vel. 1, temperatura varoma.
Una vez terminado el tiempo retiramos con cuidado el recipiente varoma, dejamos enfriar un poco y trituramos 30 seg, velocidad progresiva 5-10.
A mi me gusta poner las albóndigas en una tartera o cacerola, añadir la salsa y darles un hervor pero podéis servirlas directamente en una fuente y regarlas con su salsa. 

martes, 5 de abril de 2016

CROQUETAS DE PATATA Y BACALAO


Esta receta es muy especial para mí. Como otras muchas me trae muy buenos recuerdos de mi infancia y juventud al lado de mis "abuelas". Mi tía Pura era la encargada de preparar estas ricas croquetas, las solía hacer en semana santa, aunque si os gustan tanto como a mí cualquier época del año es buena para comerlas. 
Como muchas recetas familiares las cantidades eran a ojo así que esta semana santa las he hecho con mi madre y hemos pesado todos los ingredientes para tener las cantidades exactas y poder "perpetuar" la receta. Seguro que mi prima Teresita se alegra cuando la vea pues lleva años pidiéndonos la receta.

INGREDIENTES:
- 700 gr de patatas (unas 3 patatas medianas)
- 300 gr de bacalao desalado
- 2 huevos
- 1 cebolleta
- Perejil picado
- Pimienta negra molida
- Sal
- Aceite de oliva para freír las croquetas

ELABORACIÓN:

Cocemos las patatas con su piel en agua con sal hasta que estén tiernas. Es importante que se cuezan con la piel para que no cojan demasiado líquido y luego al freírlas se desmoronen.
Una vez cocidas le quitamos la piel y las machacamos con un tenedor.
Desmigamos el bacalao y picamos la cebolleta y añadimos a la patata.
Separamos las claras de las yemas y añadimos las 2 yemas a la patata.
Echamos un poco de pimienta molida y un buen puñadito de perejil picado. No añadiremos más sal porque con la del bacalao es suficiente pero si no tienes problemas de tensión alta y te gusta la comida sabrosa añadir un poco de sal.
Removemos todo para mezclar los ingredientes y dejamos reposar un ratito.
Cogemos porciones de masa y vamos formando las croquetas. 
Batimos un poco las claras con el tenedor. 
Pasamos las croquetas por las claras batidas y freímos en abundante aceite de oliva hasta que estén doraditas. Las vamos sacando sobre un papel de cocina para quitar el exceso de aceite. Después disponemos sobre un plato para servir.
Se pueden comer calientes, tibias o frías, yo no sabría deciros como están más ricas, me gustan de todas las maneras.

lunes, 21 de marzo de 2016

TORRIJAS A LA PLANCHA


Lo confieso, acabo de hacer estas torrijas y me han parecido tan ricas que me he decidido a publicarlas enseguida. He pensado que lo mismo hay alguien por ahí con antojo de torrijas (como era mi caso) pero no se decide a hacerlas por no poner la cocina manga por hombro con la fritura. Y si encima nos ahorramos unas calorías pues mejor que mejor.
De todas formas si sois de los que os gusta lo tradicional aquí las tenéis como se han hecho toda la vida, fritas en su aceite de oliva.

INGREDIENTES:

- 8 rebanadas de pan del día anterior o de dos días anteriores
- 500 ml de leche entera (si aún queréis restarle más calorías podéis poner leche desnatada o semidesnatada)
- 50 gr de azúcar
- Una rama de canela
- Piel de medio limón
- Piel de media naranja
- 1 huevo
- Aceite
- Azúcar y canela en polvo para rebozar

ELABORACIÓN:

En primer lugar vamos a aromatizar la leche. Para ello llevamos la leche a ebullición con la ramita de canela, la piel de limón y la de naranja. Cuando empiece a hervir apartamos, echamos el azúcar y removemos para que se disuelva. Dejamos enfriar y colamos para quitarle la canela y las pieles.

Sobre una bandeja ponemos las rebanadas de pan y vertemos sobre ellas la leche aromatizada.
Dejamos reposar para que vaya absorbiendo le leche, de vez en cuando daremos la vuelta a las rebanadas para que se empapen igual por ambos lados. Si el pan está lo suficientemente asentado absorberá casi toda la leche.

Batimos el huevo y con mucho cuidado vamos cogiendo las torrijas para pasarlas por el huevo. Yo me ayudo con dos espátulas para cogerlas sin que se rompan.
Calentamos una sartén antiadherente a la que pondremos unas gotas de aceite y vamos haciendo las torrijas hasta que estén doradas.
Por último rebozamos las torrijas en una mezcla de azúcar y canela.
¡Listas para comer!, templadas o frías, como más os gusten.


lunes, 14 de marzo de 2016

TORTITAS


¿Te apetece algo especial para desayunar o merendar y no tienes nada preparado? Pues esta es tu receta. Se prepara en un pis pas y están ricas, ricas, sobre todo si las acompañas de crema de cacao o de tu mermelada favorita.

INGREDIENTES:

- 2 huevos
- 200 ml de leche
- Una cucharada sopera de azúcar
- Una cucharada sopera de aceite
- Una pizca de sal
- 200 gr de harina
- 3 cucharaditas rasas de levadura química (Royal)

ELABORACIÓN:

Batir los huevos, agregar la leche, aceite, azúcar y sal. Batir de nuevo.
Añadir la harina con la levadura y mezclar bien.
Dejar reposar la masa sobre 30 minutos.
Calentamos bien una sartén antiadherente a la que pondremos un poquito de aceite o de mantequilla, muy poquito.
Vamos echando un poco de masa a la sartén. Dejamos que se haga por un lado y con cuidado le damos la vuelta para que se haga por el otro.
Servimos recién hechas con lo que más nos guste, crema de cacao, sirope, mermelada, frutas, nata......
¡A disfrutar!

jueves, 10 de marzo de 2016

SALMÓN MARINADO


Vamos con una receta sencilla, de esas que te sirven de base para otros platos y que cunde un montón.
Yo guardo el salmón marinado cortardo en finas lonchas y cubierto de aceite con eneldo. Así se conserva muy bien y te sirve para hacer algún sandwich, rellenar un pan pita, ponerlo sobre una ensalada, o simplemente servirlo con unas tostadas. También guardo un trozo sin lonchear para hacer tartar de salmón que está exquisito. Ya os digo, el salmón marinado da mucho juego.

INGREDIENTES:
- 1 lomo de salmón con la piel pero sin espinas. Con un poco de paciencia se las podemos quitar con unas pinzas, son fáciles de palpar y quitar.
- 1 kg de sal gorda
- 1 kg de azúcar

ELABORACIÓN:
Mezclamos la sal con el azúcar.
Ponemos un poco de esta mezcla sobre una fuente. Colocamos el lomo de salmón con la piel hacia abajo. Cubrimos por completo con la sal y el azúcar.
Tapamos con film transparente y ponemos peso sobre él. Yo cojo unos tetra brik.
Metemos en el frigorífico durante 48 horas o menos tiempo si no nos gusta que se quede muy seco o si no es un lomo demasiado grueso.
Después de este tiempo habrá soltado una especie de almíbar.
Desenterramos el salmón de la sal y el azúcar y lavamos bajo el grifo.
Secamos con papel de cocina.
Ponemos sobre una tabla y con ayuda de un cuchillo afilado quitamos la piel. Después loncheamos y lo guardamos en un recipiente hermético cubierto con aceite de oliva y espolvoreado con eneldo seco. Lo metemos en el frigorífico y ya lo tenemos listo para cuando necesitemos utilizarlo. 

martes, 9 de febrero de 2016

COULANT DE CHOCOLATE


La primera vez que probé un coulant pensé que era el postre de chocolate más bueno que jamás había comido. Por aquellos tiempos buscabas la receta por internet y creo que te salían un par de opciones de búsqueda, así que imaginaros lo que ha llovido desde entonces. Pero yo tenía que hacerme con la receta fuese como fuese y gentilmente la repostera del restaurante me la dio. No cabía de gozo cuando cayó en mis manos.
Esta receta aunque no lo parezca es muy sencilla de hacer, la única dificultad es encontrar el tiempo de horneado justo para que el coulant no se desmorone al desmoldarlo o se quede seco por dentro.
Os doy unos cuantos consejillos para conseguirlo:
- Utilizar flaneras de 8 cm para hacer este postre. 
- Aunque sean antiadherentes untarlos bien con mantequilla y espolvorear con cacao para que no se nos peguen y se rompan al desmoldarlos.
- Meter la masa en el frigo o incluso congelarla antes de hornearla. 
- Si no tenemos mucho tiempo para hacer ésto podemos hacer "trampa" y meter en medio una trufa o un bombón para asegurarnos de que no se nos cuajará toda la masa. 
- Si preferimos que se quede más líquido por dentro y tenemos dudas de que se nos vaya a romper al desmoldar siempre podemos servirlo en el propio molde y problema resuelto.

INGREDIENTES:
Esta es la receta tal cual me la dieron en el restaurante:
- 5 huevos enteros
- 5 yemas de huevo
- 125 gr de azúcar              
- 250 gr de chocolate para fundir
- 250 gr de mantequilla
- 100 gr de harina

Esta receta es la que yo he adaptado para que no me sobren tantas claras (con estas cantidades salen unos 4-5 coulant):
- 4 huevos
- 75 gr de azúcar
- 150 gr de chocolate para fundir
- 150 gr de mantequilla
- 60 gr de harina

ELABORACIÓN:

Derretir el chocolate con la mantequilla en el microondas en intervalos de 30 segundos para que no se nos queme, también podemos hacerlo al baño maría.
Batimos huevos, con yemas (en caso de hacer la primera receta) y azúcar. Agregar el chocolate derretido con la mantequilla y a continuación mezclar con la harina tamizada.
Llenamos nuestros moldes previamente engrasados y espolvoreados con cacao. Dejar uno o dos centímetros sin llenar porque en el horno el coulant crecerá.
Metemos en el horno precalentado a 200º unos 8 minutos. Si hemos optado por congelar el coulant o meterlo en el frigorífico antes de hornear el tiempo sube a unos 12-15 minutos, deberéis practicar un poco con vuestro horno para cogerle el puntito.
Sacamos del horno y dejamos enfriar un par de minutos, con mucho cuidado desmoldamos y servimos calentitos. ¡A disfrutar!