lunes, 21 de enero de 2013

CALABAZA FRITA


Es una pena que siempre que nos referimos a la calabaza sea para algo peyorativo: "le han dado calabazas". Pues a mí no me importa que me den todas las que quieran...jeje.
Si es que es tan agradecida, lo mismo te sirve para hacer un plato muy delicado, como una crema de calabaza, que un plato más de diario como la cazuela de calabaza, o para hacer postres como tarta, bizcocho...
Esta es la calabaza frita que siempre se ha hecho en mi casa, también la puedes hacer sin longaniza (para hacerla un poco más light) pero si quieres un plato único acompáñala con huevo frito y un buen trozo de pan.
 
INGREDIENTES:
- 1 Kg de calabaza (no creas que es mucho porque luego mengua un montón, es toda agua)
- 250 gr de longaniza (si no encuentras longaniza también vale chorizo)
- 2 ajos
- 3 cucharadas soperas de vinagre
- 1 cucharadita de pimentón
- Aceite
- Sal

ELABORACIÓN:
Ponemos un poco de aceite en una sartén y freímos la longaniza. A continuación, echamos la calabaza hecha trocitos, salamos y freímos hasta que esté tierna y casi deshecha. Si vemos que es una calabaza un poco dura podemos añadir un poco de agua para ayudar a la cocción.
En un mortero machacamos los ajos, añadimos el vinagre y el pimentón, desleimos y lo echamos sobre nuestra calabaza frita. Removemos un poco y dejamos hacer un poco para que coja el sabor del majado.
Y ya está lista para comer.
Al escribir la receta me he dado cuenta de que llevo unas cuantas recetas al que se le añade el majado de ajo, vinagre y pimentón, y eso que faltan todavía unas cuantas por poner. Se ve que es algo muy característico de la cocina granadina e incluso me atrevería a decir que de la andaluza.
Es curioso como se utiliza una cosa muy a menudo en la cocina y no te das cuenta de ello.
 

lunes, 14 de enero de 2013

PAN CENTENO Y ALCARAVEA



Vamos a empezar el año con "el pan nuestro de cada día".
Me he dado cuenta de que tengo muy pocas recetas de pan publicadas... ¡¡con lo que me gusta hacer pan!!. A ver si os animáis a hacerlo en casa porque es de las cosas más satisfactorias que hay, además no hay mejor olorcito que el del pan recién hecho. Si tienes tiempo lo mejor es amasar a mano y disfrutar con ello, pero si no una amasadora o una panificadora ayudan bastante.
Esta receta la he sacado de un librito de panes para panificadora pero lo he cocido en el horno porque para mi gusto queda mucho mejor. Es un pan supertierno e incluso la corteza queda tierna, eso sí, si no te gusta el sabor de la alcaravea no se la pongas, seguro que sigue quedando un pan de lo más apetecible.

INGREDIENTES:
- 200 gr de agua
- 200 gr de yogur
- 1 y 1/2 cucharaditas de sal
- 1 cucharada de alcaravea
- 340 gr de harina de fuerza
- 175 gr de harina integral de centeno
- 1 cucharada de azúcar blanquilla
- 5 gr de levadura seca de panadero


 
ELABORACIÓN:
Yo he utilizado la themomix para amasar pero como ya os he dicho podéis hacerlo a mano perfectamente.
Ponemos el agua en el vaso y programamos dos minutos a 37º, vel 1.
Después echamos el resto de ingredientes y programamos 3 minutos, velocidad espiga.
Volcamos la masa en un bol engrasado con un poco de aceite y tapamos con un film transparente. Dejamos en un sitio cálido o por lo menos que no tenga corrientes y esperamos a que leve, deberá duplicar su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente, si hace más calor levará más rápido.
Una vez ha duplicado el volumen volcamos sobre una encimera enharinada y desgasificamos. Para ello amasamos un poco pero sin ser demasiado agresivos, hay que hacerlo con mimo y cariño. Vamos dando forma a nuestra hogaza, la podemos hacer alargada, redonda, como más nos guste. Para el segundo levado utilicé un banetton alargado así que le dí esta forma. No pasa nada si no tenéis banetton, le dais la forma deseada y lo ponéis en la bandeja del horno sobre un papel vegetal, así no se nos pegará.
De nuevo lo tapamos con un paño y esperamos otra vez a que duplique el volumen.
Precalentamos nuestro horno a 240º, volcamos con cuidado el banetton sobre la bandeja del horno (o metemos nuestra bandeja directamente en caso de no tener banetton) y hacemos unos cortes sobre el pan con una cuchilla. Bajamos el horno a 200º y cocemos durante unos 40 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Yo puse por encima unas semillas de sésamo negro porque las he comprado hace poco y estaba deseando de utilizarlas.

viernes, 28 de diciembre de 2012

FIAMBRE DE PAVO TRUFADO



Esta receta era un clásico que mi madre hacía casi todas las navidades, hubo un tiempo en que dejó de hacerlo y este año he querido retomar esta vieja receta. He procurado medir todos los ingredientes porque ya sabéis como son las recetas de las madres, casi todo es "lo que admita".
La verdad es que no sé por qué se hace sólo en navidad porque es un fiambre de lo más socorrido para cualquier época del año, en verano con una ensaladita debe ser una cena fantástica, aunque ahora para ponerlo en plan navideño mejor lo acompañamos de un poco de huevo hilado.
 
INGREDIENTES:
Con estas cantidades salen tres moldes de aluminio rectangulares.
 
- 1 Kg de pechuga de pavo picada (también se puede hacer con pollo y con otras partes del ave que más te guste)
- 1/2 kg de carne de cerdo picada
- 1 loncha gruesa de jamón serrano (de unos 100 gr aproximadamente)
- 100 gr de lacón ahumado
- 6 huevos
- 100 gr de miga de pan
- 250 ml de leche
- 50 ml de vino oloroso
- 2 tarritos de trufas (yo incluso pondría 3 para esta cantidad)
- Nuez moscada
- Una cucharadita de semillas de cilantro machacadas (esto es opcional, podéis ponerlo en polvo también)
- Pimienta molida
- Sal
 
ELABORACIÓN:
Ponemos en remojo la miga del pan con la leche.
En una fuente grande ponemos la carne de pavo y la de cerdo. Añadimos el jamón serrano y el lacón cortado en trocitos. Vamos echando el resto de ingredientes: los huevos batidos, la nuez moscada, el cilantro, la pimienta, la sal, el vino, la miga de pan remojada en leche y por último las trufas cortadas en trocitos pequeños, también añadiremos el caldito que viene con la trufa.
Removemos todo bien para que los ingredientes queden bien integrados y repartidos por igual en la masa. Volcamos sobre un molde rectangular.
Precalentamos el horno a 180º y metemos nuestro molde al baño maría unos 50-60 minutos.
Una vez transcurrido el tiempo lo sacamos y si ha soltado jugo la carne lo desechamos.
Lo servimos frío cortado en lonchas y acompañado de huevo hilado. ¡Buen provecho!
 

martes, 18 de diciembre de 2012

MANTECADOS

 
 
El otro día hubo una quedada de nuestro grupo Pipirrana para hacer dulces navideños, estaba deseando de ir pero al final no pude, así que para quitarme la espinita me metí en la cocina e hice unos mantecados. La receta ya la había probado el año pasado y es de mi amiga Reme.
Tengo pendiente de hacer la receta de mantecados de mi tía Puri (la repostera de las Miguelitas) que tienen un rico sabor a limón, pero me temo que habrá que dejarlo para el año que viene porque por este ya hemos cubierto el cupo de dulces navideños.
 
INGREDIENTES:
 
- 950 gr de harina y otros 50 gr para el amasado (yo no necesité para el amasado)
- 450 gr manteca de cerdo
- 320 gr azúcar glas (o normal pulverizada en un robot de cocina)
- 150 gr almendras peladas
- Una cucharadita de canela molida
- Una pizca de nuez moscada
 
Para glasear:
- Un huevo batido
- Semillas de sésamo
 
ELABORACIÓN:
 
Lo primero que haremos será secar la harina (más que tostarla como dice Reme), para ello la ponemos sobre la bandeja del horno y la metemos sobre 1 hora a unos 100º, la removemos de vez en cuando para que se seque igual por todas partes. Después la dejamos enfriar.
Aprovechando que tenemos el horno encendido, subimos la temperatura a 180º y tostamos las almendras, removemos de vez en cuando para que se tuesten todas por igual y no se quemen. Las dejamos enfriar y una vez frías las trituramos.
En un cuenco grande echamos la manteca derretida y vamos añadiendo el azúcar, las almendras, la canela, la nuez moscada y la harina (la tamizaremos para que no nos queden grumos). Mezclamos hasta obtener una masa homogénea. Dejamos reposar la masa para que la manteca vuelva a adquirir consistencia.
Después extendemos la masa como de unos 2 cm de grosor. Con ayuda de un cortapastas o un vaso vamos cortando los mantecados y los ponemos sobre una bandeja forrada con papel de horno.
Pintamos por encima con huevo batido y espolvoreamos con unas semillas de sésamo.
Precalenteamos el horno a 200 ó 250º, sólo la parte de arriba y metemos la bandeja en el centro del horno. Lo dejamos justo para adquieran un bonito color dorado, unos 5 ó 10 minutos dependerá de vuestro horno.
Antes de quitarlos de la bandeja dejarlos enfriar porque si no se pueden desmoronar.
 
 

jueves, 13 de diciembre de 2012

ASAO NAVIDEÑO


Si en Padul preguntas a las familias por el menú de nochebuena me atrevería a decir que en el 90% de los hogares van a cenar: sopa (suele ser de picadillo), asao y arroz con leche, amén de otras viandas y exquisiteces pero eso no puede faltar, de hecho se suele comer de todo lo demás y éstos platos quedan para el día de Navidad y muchas veces para el resto de los días, ya que se hace una vez al año no vas a hacer poca cosa.
El asao de la foto está hecho por mi tía Margarita y tengo que agradecer a mi primo José Antonio que me pasara las fotos porque, he de confesar, que en mi casa hace siglos que no se hace.
Un plato tan paduleño no podía faltar en este blog así que vamos a ello.

INGREDIENTES:
 
- 1 Pollo en trozos grandes (también se puede hacer con pavo)
- 1 Cabeza de ajos
- 1 Pimiento choricero
- Unos granos de pimienta
- Unas hebras de azafrán
- Un trozo de jamón
- Un trozo de longaniza
- 2 clavos
- Un trozo de canela en rama
- Un vaso generoso de vino blanco o de mosto del lugar
- Un par de hojas de laurel
- Sal y aceite de oliva

ELABORACIÓN:

Cubrimos el fondo de una cacerola con aceite y la ponemos al fuego. Salamos la carne y la mareamos (esto es lo que se dice en el pueblo, se refieren a rehogar la carne).
Echamos la cabeza de ajos, el trozo de jamón y la longaniza.
Vamos añadiendo todas las especias: hebras de azafrán, pimienta, clavos, pimiento choricero, canela y laurel.
Regamos todo con el vino y cubrimos con agua. Dejamos hirviendo hasta que la carne esté hecha y nos quede una salsa. Si vemos que le falta líquido añadimos un poco más de agua durante la cocción.
Antiguamente dice mi madre que también le echaban una buena cucharada de manteca de cerdo para darle más consistencia al plato pero creo que hoy en día podemos vivir sin esa cucharada de manteca, además estará igualmente rico.
Por supuesto, este plato, al igual que otros guisos de carne, gana con los días, así que mejor hacerlo con un día o dos de antelación, de esta manera evitamos estar metidos en la cocina el mismo día de nochebuena.

martes, 4 de diciembre de 2012

ALFAJORES CUBIERTOS DE CHOCOLATE



Comienza el mes de diciembre y con ello vamos a dar el pistoletazo de salida a algunas recetas navideñas. No es que las Navidades sea una de mis fechas favoritas pero para mí es la excusa perfecta para meterme en la cocina y hacer una de las cosas que más me gusta.
Hoy os traigo una receta familiar de alfajores, que conste que a mí los alfajores comprados no me gustan pero con estos me tengo que contener para no comerme más de uno.
Gracias a un "error" que tuvo mi madre el año pasado hemos descubierto un truquito para que no cueste mucho trabajo cubrirlos de chocolate porque hasta entonces era lo más trabajoso, siempre decíamos que era el último año que los hacíamos, aunque luego por petición familiar volviamos a hacerlos.
 
INGREDIENTES:
- 1 kg de almendras sin piel
- 500 gr de azúcar (mejor si es glass o pulverizada en un robot de cocina para no encontrarnos el granillo)
- 1 tableta de chocolate con leche
- 400 gr de manteca de cerdo
- 750 gr de harina
 
Para la cobertura de chocolate:
- 4 tabletas de chocolate de repostería

 
ELABORACIÓN:
Lo primero que tenemos que hacer es tostar las almendras.
Para ello precalentamos el horno a 180º, ponemos las almendras sobre la bandeja y las metemos en el horno teniendo precaución de removerlas de vez en cuando y vigilarlas constantemente porque una vez que cogen color se tuestan en un momento. Una vez tostadas las dejamos enfriar.
También debemos tostar la harina, aunque más que tostar es secar la harina. La extendemos sobre la bandeja de horno y la metemos a unos 100º durante al menos 45-50 minutos. Debemos removerla de vez en cuando para que se tueste por igual. La harina también la debemos dejar enfriar antes de utilizarla.
Cuando estén frías las almendras las picamos en un robot de cocina o con una picadora hasta que queden lo más finas posible pero sin que se llegue a hacer una pasta.
Rallamos la tableta de chocolate con la ayuda de un cuchillo bien afilado.
En un cuenco ponemos la manteca de cerdo derretida, añadimos el azúcar, el chocolate rallado y la almendra, lo removemos todo y se nos quedará una pasta como esta:
 
 
Después vamos añadiendo la harina poco a poco:
 
 
 
Dejamos reposar un poco la masa para que la manteca vuelva a adquirir cierta consistencia y nos cueste menos trabajo hacer los alfajores.

Luego vamos cogiendo un poquito de masa y vamos haciendo una especie de croquetitas, las pondremos sobre un papel vegetal para que no se nos peguen a la bandeja.
No os frustréis si no os salen todos iguales, que se note que son caseros, porque si no nadie creerá que los habéis hecho vosotros.
Ahora viene el truquito para que no cueste tanto trabajo cubrirlos de chocolate. Una vez que tienen su forma meterlos en el congelador para que estén bien fríos.
 
Ponemos a derretir el chocolate al baño maría y vamos bañando nuestros alfajores. Nos ayudaremos de dos tenedores para realizar esta operación. Una vez cubiertos de chocolate los volvemos a colocar en nuestro papel vegetal y dejamos enfriar hasta que el chocolate quede otra vez duro. Y ya están listos para degustar. Se pueden envolver en papelitos de colores o guardar en una lata tal cual. Están mejor cuando van pasando unos días por ellos. Espero que os gusten.
 
Esta foto son de los alfajores del año pasado, como veis se les forma una pequeña capa de chocolate en la base y no quedan tan estéticos pero para los más chocolateros esto no es ningún inconveniente.
 
 
 
 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

POTAJE DE HABAS SECAS



Este potaje podríamos considerarlo la versión light de la olla de San Antón. Era uno de los favoritos de mi abuela, a lo mejor por eso me gusta tanto a mí también.
Siempre que lo hacía decía que había para comer "albóndigas en funda", y eso lo refería porque era lo que María Antonia "La Canuta" (una vecina del pueblo) decía cuando ella las hacía. El caso es que a mi madre y a mí se nos ha pegado esa cantinela y no hay vez que las haga y no se me pase por la cabeza el dicho. Lo más gracioso es que ni mi abuela sabía porque Antonia decía eso pero el caso es que le hacía mucha gracia.
 
INGREDIENTES:
- 200 gr de habas secas
- Una zanahoria
- Media cebolla
- Media cabeza de ajos
- Un pimiento rojo seco (yo no tenía y se lo eché fresco)
- Una patata
- Un puñado de arroz
- Unos hinojos (previamente cortados y escaldados)
- Una cucharadita de pimentón
- Una cucharadita de comino
- Una hoja de laurel
- Aceite de oliva
- Sal
 
ELABORACIÓN:
La noche anterior echamos en remojo las habas secas. Al día siguiente, ayudándonos con un cuchillo le quitamos la parte negra.
En una olla express echamos las habas, la cebolla y la zanahoria troceada, los ajos, el pimiento rojo, la hoja de laurel y los hinojos. Echamos un chorrito de aceite y cubrimos con agua, salamos y lo ponemos al fuego, contamos unos 15 minutos a partir de que la olla empiece a silbar.
Destapamos la olla y ponemos a hervir, entonces agregamos la patata hecha trozos, el puñado de arroz, el pimentón y el comino. Lo dejaremos al fuego unos 20 minutos, hasta que todo esté bien hecho y el caldo haya trabado un poco. Si vemos que se nos queda seco añadiremos agua caliente, por el contrario, si vemos que se nos queda demasiado caldoso, lo dejamos hirviendo más rato.
Hay que tener en cuenta que una vez apartado, al llevar arroz, se consume un poco más de agua y queda más espeso.
A la hora de servir echar un chorrito de vinagre si es de vuestro gusto. ¡Buen provecho!