jueves, 27 de agosto de 2015

ENSALADILLA DE HABICHUELAS VERDES



Yo creo que esta ensalada es conocida por todos y es un clásico de todas las cocinas pero por si hay algún despistado por ahí, aquí os dejo la receta. Si queréis darle un toque de glamour a una sencilla ensalada no dejéis de visitar la presentación que hace mi amiga Conchi.

INGREDIENTES:
- 250 gr de judías verdes
- 2 zanahorias
- 2 patatas
- Media cebolleta
- Un tomate hermoso
- 2 huevos duros
- 2 latas de atún en aceite
- Aceite de oliva
- Vinagre
- Sal

ELABORACIÓN:
Retiramos los tallos de las habichuelas y las hebras de los lados (en caso de ser de la variedad plana) y las troceamos. Si son planas a mí me gusta cortarlas longitudinalmente y hacerlas así más finas pero en este caso he utilizado de las redondas.
Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodajas.
Pelamos la patata y la cortamos en trozos.
Lavamos la verdura y la cocemos al vapor. A mí personalmente me gusta más hacerla al vapor porque conserva más propiedades y todo su sabor pero también podéis cocerla en agua con sal.
Una vez hecha escurrimos y dejamos templar.
En una ensaladera ponemos la verdura, añadimos la cebolleta finamente picada. Cortamos el tomate y el huevo en trozos y lo añadimos también. Echamos el atún desmenuzado y aliñamos con aceite, vinagre y sal al gusto.
Se puede comer tanto fría como templada.



jueves, 13 de agosto de 2015

TARTA DE GALLETAS DE LA ABUELA



Cuando tienes ganas de algo dulce pero no tienes ganas de encender el horno nada mejor que recurrir a un clásico, la tarta de galletas que nos hacían las abuelas, gusta a todo el mundo y es fácil de hacer. 
Mi abuela alternaba una capa de vainilla con otra de chocolate y la crema la hacía con sobres de "Flanín el Niño". Yo la hago con maizena (harina fina de maíz) y toda de chocolate. Id probando hasta dar con la versión que más os guste.

INGREDIENTES:

- 3 rulos de galletas maría (hojaldradas o normales, como gustéis)
- 1 litro de leche entera
- 170 gr de azúcar
- 60 gr de maizena
- 3 cucharadas de cacao puro (yo he utilizado Valor)
- Un chorrito de coñac

Para cubrir la tarta:
- 200 ml de nata bien fría
- 50 gr de azúcar

ELABORACIÓN:

En un plato ponemos unos 250 ml de leche con un buen chorrito de coñac. También podemos echar un poquito de café soluble si nos gusta el sabor del café, le sienta realmente bien.
Vamos mojando las galletas en esta leche y las dispondremos en el fondo de un molde desmontable de manera que no queden huecos sin cubrir por la galleta.
Hacemos la crema de relleno poniendo a calentar 500 ml de leche con el azúcar y el cacao. En 250 ml de leche disolvemos la maizena. Cuando hierva la leche echamos la leche con la maizena y removemos hasta que vuelva a hervir. Entonces apartamos y echamos una tercera parte de la crema sobre las galletas. Alisamos la crema y volvemos a poner galletas mojadas en leche con coñac. Ponemos otro tercio de crema de chocolate, volvemos a cubrir con galletas mojadas y ponemos el tercio de crema que nos queda. Ahora podemos volver a cubrir con galletas o dejarlo así. Depende de lo grande que queramos que salga nuestra tarta.
Dejamos enfriar la tarta y metemos en el frigorífico.
Cuando esté bien fría montamos la nata para cubrir nuestra tarta. Para ello ponemos en un bol la nata bien fría con el azúcar y nos ayudamos de unas varillas eléctricas. Ponemos la nata sobre la tarta y si queremos podemos adornarla con fideos de chocolate, almendras en granillo, fideos de colores,....
Yo esta vez la he dejado tal cual.
Dejarla reposar porque está más buena hecha de un día para otro.

lunes, 10 de agosto de 2015

MEJILLONES A LA VINAGRETA



No estamos en época de mejillones pero mi pescadero me aseguró que éstos estaban muy buenos así que le hice caso y acerté. Me los hubiera comido simplemente abiertos al vapor con unas gotas de limón pero esta vez he optado por hacerlos a la vinagreta. Con una cerveza bien fresquita nadie podrá resistirse a comerlos.

INGREDIENTES:

- 1 Kg de mejillones
- Un vaso de vino blanco
- Dos tomates
- Media cebolla fresca
- Un pimiento verde
- Un pepino
- Aceite de oliva
- Vinagre
- Sal

ELABORACIÓN:
Limpiamos bien los mejillones de algas. Los ponemos en una cacerola con un vaso de vino blanco y esperamos a que todos estén abiertos. Reservamos los mejillones y colamos el caldo. 
¡Este caldo no se tira!, lo guardaremos o congelaremos para cuando necesitemos un fumet de pescado.
Nos quedaremos con las conchas que tienen molusco y las dispondremos sobre un plato grande o bandeja.
Ahora hacemos una pipirrana con nuestras verduras, Picamos en cuadraditos pequeños los tomates, cebolla, pimiento y pepino. Aliñamos con aceite de oliva, vinagre y sal. Removemos y ponemos un poco de esta pipirrana en cada concha. 
Listo, ¡así de fácil y rico!

lunes, 3 de agosto de 2015

ARROZ NEGRO


He de reconocer que el aspecto de este arroz no es de lo más tentador y apetitoso pero cuando lo pruebas se te olvida lo feo que es. Para mí es uno de los más ricos y si lo acompañas de su alioli se convierte en una exquisitez.

INGREDIENTES (para dos raciones bien servidas):

Para el fumet de pescado:
- 1/2 cabeza de rape
- Las cabezas y peladuras de las gambas que vamos a utilizar en el arroz
- Un ajo
- Un trozo de cebolla
- Una hojita de laurel
- Un chorrito de vino blanco
- 1 litro de agua
- Sal
- Aceite de oliva

Para el arroz:
- 200 gr de arroz (a poder ser bomba)
- 700 ml de fumet
- 200 gr de gambas arroceras
- 2 calamares 
- Un pimiento verde
- Media cebolla que no sea muy grande
- 3 dientes de ajo
- 2 tomates maduros
- 2 bolsitas de tinta de calamar
- Aceite de oliva
- Sal

Para el alioli:
- 100 ml de leche
- 200 ml de aceite de oliva
- 1 diente de ajo
- Sal
- Zumo de 1/2 limón

ELABORACIÓN:
Comenzamos haciendo el fumet. Para ello echamos un poco de aceite en una olla y sofreímos ligeramente la cebolla y el ajo, no hace falta pelarlo, tan sólo le daremos un golpe seco para que se machaque un poco y suelte todo su sabor.
A continuación, echamos las cabezas y cáscaras de gambas y sofreímos también. Ponemos la cabeza de rape en la olla. Echamos el vino, el agua, la sal y el laurel. Dejamos hirviendo unos 15 minutos. Colamos este caldo y lo reservamos. Si nos sobra lo podemos congelar y lo tenemos listo para cuando lo necesitemos.

Para hacer el arroz vamos a empezar a picar el pimiento, cebolla, ajo y tomate en trozos muy pequeñitos.
Echamos un buen chorro de aceite de oliva en la paellera y sofreímos el pimiento, cebolla y ajo. Cuando estén dorados echamos el tomate y un poco de sal. Dejamos que se sofría bien el tomate y echamos el arroz que rehogaremos un par de minutos. A continuación, añadimos los calamares, movemos un poco y vertemos el fumet. Echamos la tinta de calamar y esperamos a que empiece a hervir. Rectificamos de sal si fuera necesario. 
Lo dejamos hirviendo a fuego medio unos 20 minutos, cuando falten 5 para terminar añadimos las gambas. Una vez terminado lo dejamos reposar 5 minutos.

Mientras se cuece el arroz aprovechamos para hacer el alioli. 
A mí me gusta hacer tanto la mayonesa como el alioli con leche, así nos evitamos posibles contaminaciones con salmonela. Además es muy fácil de hacer, la proporción es siempre la misma, un cantidad de leche y el doble de aceite. Si nos gusta más dura añadimos un chorrito más de aceite hasta conseguir la consistencia deseada.
En el vaso de la batidora ponemos un diente de ajo (más o menos grande dependiendo de si nos gusta que pique más o menos), la leche, el aceite y la sal. Metemos la batidora y ponemos a velocidad baja. Comenzamos a batir pero sin mover mucho el brazo de la batidora, poco a poco vamos ascendiendo mientras emulsiona nuestro alioli. Cuando ya lo tenemos emulsionado añadimos el zumo de limón y volvemos a batir. Probamos para rectificar de sal o añadir más limón.
Yo lo hago con aceite de oliva pero si te resulta excesivamente fuerte hazlo con aceite de girasol.

Servir el arroz con un poquito de alioli encima o en una salsera para que cada cual se eche a su gusto.
¡Buen provecho!



miércoles, 20 de mayo de 2015

CARNE EN SALSA DE LECHE Y ALMENDRAS


Esta receta me la dio una amiga y desde entonces la he hecho en innumerables ocasiones. Es fácil, rica y cunde un montón. Ideal para cuando tienes invitados, la sirves con arroz pilaf y queda un plato de lo más lucido. En esta ocasión lo he acompañado de champiñones a la plancha pero cualquier otra guarnición le irá bien. 

INGREDIENTES:

- Carne de jamón de cerdo que pese unos 750 gr (también se puede hacer con lomo de cerdo)
- 2 vasos de leche
- Un buen chorro de coñac
- Dos o tres dientes de ajo
- Un puñado de almendras sin piel
- Un par de clavos
- Hierbas aromáticas al gusto: tomillo, orégano, romero....lo que tengamos en casa en ese momento y sea de nuestro agrado.
- Sal
- Pimienta negra molida
- Aceite de oliva
- Si no sois detractores de la famosa pastilla de avecrem ponéis una, si sois de los que la detestan, pues un vasito de caldo de carne casero.

ELABORACIÓN:

Yo hago esta carne en olla exprés pero si se hace en una olla convencional lo tendréis el tiempo necesario para que la carne quede tierna añadiendo caldo o agua si vemos que la salsa mengua demasiado.

Cubrimos el fondo de la olla con aceite de oliva. Doramos las almendras y reservamos.
Salpimentamos nuestro trozo de carne y la doramos en ese aceite.
Cuando esté dorada añadimos los ajos enteros y los clavos. Echamos el coñac y flambeamos, si no nos atrevemos a flambear no pasa nada, echamos el coñac y punto.
Después añadimos la leche, la pastilla de avecrem o el caldo de carne y las hierbas aromáticas.
Cerramos la olla y la dejamos unos 20 minutos contados desde que empiece a silbar la válvula, o lo que tu olla necesite para que la carne esté tierna.
Abrimos la olla y sacamos la carne, la dejaremos enfriar antes de cortarla, así costará mucho menos trabajo.
Veremos una salsa con un aspecto poco apetecible porque queda la leche como cortada, ¡que no cunda el pánico! Ahora batiremos la salsa junto con las almendras y veréis como cambia por completo el aspecto.
Si vemos que la salsa ha quedado muy líquida pondremos al fuego y la dejamos reducir.
Cuando la carne esté bien fría la cortamos en filetes y la metemos en la salsa.
Ya sólo queda calentar a la hora de servir.....¡y listo!

jueves, 14 de mayo de 2015

CREMA DE LIMÓN


En esta época del año el limonero de mis padres está a reventar, así que tenemos limones para dar, tomar y regalar. Es el momento ideal para hacer limonadas, postres de limón y todo lo que se nos ocurra con ellos.
Este postre es muy sencillo de hacer y muy refrescante. A mí me gusta que quede con cierta consistencia así que le añado unas hojas de gelatina. Incluso alguna vez, en vez de presentarlo en vasitos, lo he hecho en forma de tarta. En este caso añado 6 hojas de gelatina en vez de 3, ponemos una base de galletas trituradas y tenemos una tarta de lo más resultona.

INGREDIENTES (para 6 vasitos):

- Una lata pequeña de leche condensada (creo que son 370 gr)
- Media lata de zumo de limón
- Medio litro de leche
- Ralladura de limón
- 3 hojas de gelatina

ELABORACIÓN:

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
Calentamos la leche hasta que esté tibia, la gelatina se disuelve a 37º así que no necesitamos que esté muy caliente. 
Escurrimos bien las hojas y disolvemos en la leche.
En una jarra echamos la leche condensada, el zumo de limón y la ralladura. Batimos con la batidora o mezclamos con unas varillas. Agregamos la leche con la gelatina y volvemos a mezclar.
Repartimos en vasitos y la metemos en el frigorífico al menos 4 horas. 
A la hora de servir podemos decorarla con rodajas de limón y hojas de hierbabuena.
¡Más rico y más fácil...imposible!

miércoles, 29 de abril de 2015

SOPA DEL TOMATE MAJAO



Esta sopa es una de las joyas de mi recetario, es de María (la de Fermín), madre de mi amiga Ana y una gran cocinera. Sus tortas de San Sebastián son gloria bendita.
Lo que decía, esta sopa es sencilla, sana, ligera, fácil de hacer y encima tiene múltiples posibilidades, lo mismo sirve para tomar algo caliente los días de diario o para formar parte de un menú festivo. Y encima está riquísima.
Se llaman del tomate majado porque antiguamente no había batidoras y se majaba el tomate junto al resto de los ingredientes en el mortero. En ese majado se echa un ajo crudo lo que le da un toque de sabor muy interesante.
Esta sopa admite casi cualquier pescado, merluza, rosada, rape, gambas, almejas, mejillones, calamares, incluso sardinillas. Ahora entenderéis por qué os digo que es una sopa muy versátil. Si  le ponemos un pescado más humilde, pues tenemos sopa de diario. Pero si optamos por un pescado más "noble" nos sirve para un día de fiesta. Os cuento cómo la he hecho yo en esta ocasión.

INGREDIENTES:
- 1,5 litros de agua
- 300 gr de rosada
- 200 de gambas
- 150 de almejas
- 2 tomates de pera
- un trozo de puerro
- media cebolla
- 3 ajos
- un pimiento verde
- un cuarto de pimiento rojo
- un pimiento rojo asado (si un día no quieres entretenerte en asar un pimiento también queda muy bien sin él)
- aceite de oliva (unas tres cucharadas)
- sal
- trozos de pan frito para acompañar

ELABORACIÓN:
Si escogemos un pescado con espinas lo mejor es cocerlo primero. Una vez cocido lo sacamos y limpiamos de pieles y espinas, reservamos para añadirlo al final cuando la sopa ya esté hecha.
Si vamos a echar almejas y no queremos encontrarnos la concha también las abrimos en este momento reservando la carne de la almeja.
En ese caldo añadimos los tomates, el puerro, la cebolla, dos ajos, el pimiento verde y el trozo de pimiento rojo. Salamos y ponemos a hervir hasta que la verdura esté tierna. Retiramos la piel del tomate y ponemos todas las verduras en el vaso de la batidora junto con un ajo crudo y un chorrito de aceite. Batimos y lo añadimos al caldo, dejamos hervir unos minutos.
Si tenemos un pescado sin espinas este es el momento de agregar a la sopa. Como a mí me gusta encontrarme las conchas de las almejas también las he añadido ahora. Limpiamos el pimiento asado de pieles y semillas, lo hacemos tiras o cuadritos, como más nos guste, y lo añadimos a la sopa.
Dejamos hervir hasta que se haga el pescado. Cuando el pescado esté casi hecho echamos las gambas peladas.
A la hora de servir ponemos unos trozos de pan frito por encima.
Si queremos enriquecer aún más esta sopa podemos cuajar un huevo en el último momento antes de apartar. Lo sacamos y troceamos, repartimos en los platos a la hora de servir.