martes, 3 de marzo de 2015

ENSALADA DE COL


Si os ha sobrado col de hacer el puchero y no sabéis que hacer con ella aquí esta la solución.
Esta ensalada es muy típica de Granada y en muchos bares la sirven acompañando las tapas de pescado frito.
Recuerdo que mi abuela la cortaba muy finita y la dejaba en remojo unas cuantas horas cambiándole el agua de vez en cuando para que se le fuera el sabor fuerte de la col. Al final quedaba muy tersa y suave
Si a pesar de ello os resulta extraño el sabor de la col podéis hacer esta ensalada con col china que es muy tierna y su sabor no es tan acentuado.

INGREDIENTES (para una fuente generosa de ensalada):
- Media col (unos 350 gr)
- 2 ó 3 dientes de ajo
- Una cucharadita de pimentón
- Una cucharadita de cominos molidos (opcional)
- Aceite de oliva
- Vinagre
- Sal

ELABORACIÓN
Picar la col en juliana lo más fina posible. Si quereis podéis ponerla en remojo unas horas o bien la hacéis directamente. Poned abundante col en la ensaladera, casi que parezca que no se puede remover porque luego menguará bastante al echarle el aceite caliente. Ponemos sal y vinagre al gusto.
Calentamos aceite en una sartén y freímos los ajos hechos láminas. Una vez que estén dorados apartamos y echamos la cucharadita de pimentón, removemos un poco y volcamos sobre la col.
Echamos la cucharadita de comino y removemos para que todo coja el aliño. Lista para servir!!








jueves, 26 de febrero de 2015

PUCHERO DE COL




Antes de que nos abandonen los fríos días de invierno os dejo un plato bien contundente. Aunque os puedo asegurar que mi abuela María nos lo plantó más de una vez en pleno mes de agosto con 40º a la sombra y había que comérselo sí o sí. No echarse una siesta después era pecado mortal.
Como cualquier guiso de esta categoría puedes echar más o menos ingredientes en función de vuestro gusto. Al igual que dejarlo más o  menos espeso. En esta ocasión salió más bien caldosito (a mí me gusta más así) pero todo es cuestión de ponerlo un rato más a hervir para que evapore el agua o echarle menos agua desde el principio.

INGREDIENTES:
- Media col (unos 750 gr)
- 200 gr de habichuelas blancas secas
- 1 pimiento rojo seco
- 1 patata
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 500 gr de costillas
- Un trozo de masa de jamón o de paletilla (300 gr)
- Un hueso de jamón
- Un trozo de tocino ibérico
- Una morcilla
- Sal gorda (para salar la carne)

Para acompañar: una surtido de encurtidos

ELABORACIÓN:

La noche antes ponemos las habichuelas en remojo y salaremos la carne, para ello le echaremos un par de puñados de sal gorda y la metemos en el frigorífico.

En la olla express ponemos el hueso de jamón previamente escaldado para quitarle la suciedad que pueda tener, añadimos las judías blancas y también la carne que habremos lavado un poco para quitar el exceso de sal, no pondremos sal en ningún momento porque con la que tiene la carne es más que suficiente. Cortamos la col en trozos pequeños y la echamos a la olla. Añadir también el trozo de tocino y el pimiento rojo. Cubrimos con agua y cerramos la olla express, lo tendremos una media hora desde que empiece a silbar, o el tiempo necesario que vuestra olla requiera para que las habichuelas queden tiernas.
Una vez haya dejado de echar vapor abrimos la olla y echamos la cucharadita de pimentón y la patata troceada, dejamos hervir alegremente hasta que la patata esté cocida y el caldo haya espesado un poco. Lo probamos por si  necesitara un poco más de sal.
Mi madre hace la morcilla aparte para no añadir más grasas al puchero pero si no tienes problemas con las grasas échala a la olla para que se cueza.
Servir primero la col y las habichuelas acompañadas de unos encurtidos, si alguno es picante mejor.
Después servir la pringá con un buen trozo de pan para mojetear.........¡buen provecho!


martes, 24 de febrero de 2015

TARTA DE CHOCOLATE (PSEUDO-SACHER)




Ya está bien de tener este blog abandonado. Ahora que mis niñas han crecido un poco y me dejan un respiro, retomo el blog para llenarlo de ricas recetas. Al fin y al cabo esta recopilación la hago por ellas, para que tengan el recetario familiar y conozcan algún que otro de mis recuerdos.
Y creo que el nuevo comienzo lo debemos hacer con una tentación en toda regla, ¿a quién no le gusta un trozo de tarta de chocolate?
La tarta Sacher aunque está riquísima a mí me resulta un poco sequerona (o será que no he probado la receta apropiada), así que yo la he adaptado a mi gusto y por eso la llamo "Pseudo-sacher".
Espero que os guste.

INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
- 3 huevos
- 200 gr de azúcar
- 100 gr de harina
- 100 gr de chocolate de repostería
- 100 gr de mantequilla
- 1 yogur natural
- 1 sobre de levadura Royal
- Una pizca de sal

Para el relleno:
- Mermelada de albaricoque, aunque también queda riquísima con mermelada de frambuesa o fresa.

Para calar el bizcocho:
- Un vaso de leche
- Un chorrito de brandy (al gusto). Si lo van a tomar niños lo ponemos en un cazo al fuego y esperamos a que el alcohol se evapore.

Para la ganache de chocolate:
- 200 gr de chocolate negro 70% (aunque también vale uno de repostería normal)
- 200 ml de nata de montar

ELABORACIÓN:
Batimos con unas varillas eléctricas u otro aparato los huevos con el azúcar hasta que estén muy espumosos.
Derretimos el chocolate con la mantequilla (yo lo hago en el microondas aunque también lo puedes hacer al baño maría) y lo añadimos a los huevos y el azúcar, mezclamos.
A continuación agregamos el yogur y mezclamos de nuevo.
Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal sobre nuestra mezcla y movemos con cuidado para que todo quede integrado.
Engrasamos un molde (el mío es de 26 cm) y vertemos la masa. Para que no se nos pegue al desmoldar yo le pongo papel de hornear en el fondo. 
Lo metemos en el horno precalentado a 180º durante media hora aproximadamente. Como siempre pinchamos para asegurarnos de que esté bien hecho. Para ello la aguja con la que pinchemos ha de salir limpia.
Una vez horneado el bizcocho lo dejamos enfriar.

Cuando el bizcocho esté frío lo cortamos por la mitad. Calamos un poco el bizcocho con la leche mezclada con el chorrito de brandy. Ponemos una generosa capa de mermelada de albaricoque y cubrimos con la otra capa de bizcocho. Volvemos a calar un poco esta capa de bizcocho.

Para cubrirlo hacemos una ganache de chocolate. Calentamos la nata en el microondas hasta que esté a punto de hervir y echamos el chocolate troceado. Mezclamos con cuidado y paciencia porque al principio parece que se nos ha cortado pero luego se vuelve todo homogéneo. Esperamos a que se enfríe un poco nuestra ganache y adquiera un poco de consistencia. Entonces cubriremos el bizcocho con ella.
Lo podemos adornar con unas perlitas, con trocitos de almendra, con bolitas de chocolate de colores, con fideos de chocolate,....
Advertencia: para mi gusto esta tarta gana con los días, lo que es una ventaja si queréis prepararla con antelación.

lunes, 21 de enero de 2013

CALABAZA FRITA


Es una pena que siempre que nos referimos a la calabaza sea para algo peyorativo: "le han dado calabazas". Pues a mí no me importa que me den todas las que quieran...jeje.
Si es que es tan agradecida, lo mismo te sirve para hacer un plato muy delicado, como una crema de calabaza, que un plato más de diario como la cazuela de calabaza, o para hacer postres como tarta, bizcocho...
Esta es la calabaza frita que siempre se ha hecho en mi casa, también la puedes hacer sin longaniza (para hacerla un poco más light) pero si quieres un plato único acompáñala con huevo frito y un buen trozo de pan.
 
INGREDIENTES:
- 1 Kg de calabaza (no creas que es mucho porque luego mengua un montón, es toda agua)
- 250 gr de longaniza (si no encuentras longaniza también vale chorizo)
- 2 ajos
- 3 cucharadas soperas de vinagre
- 1 cucharadita de pimentón
- Aceite
- Sal

ELABORACIÓN:
Ponemos un poco de aceite en una sartén y freímos la longaniza. A continuación, echamos la calabaza hecha trocitos, salamos y freímos hasta que esté tierna y casi deshecha. Si vemos que es una calabaza un poco dura podemos añadir un poco de agua para ayudar a la cocción.
En un mortero machacamos los ajos, añadimos el vinagre y el pimentón, desleimos y lo echamos sobre nuestra calabaza frita. Removemos un poco y dejamos hacer un poco para que coja el sabor del majado.
Y ya está lista para comer.
Al escribir la receta me he dado cuenta de que llevo unas cuantas recetas al que se le añade el majado de ajo, vinagre y pimentón, y eso que faltan todavía unas cuantas por poner. Se ve que es algo muy característico de la cocina granadina e incluso me atrevería a decir que de la andaluza.
Es curioso como se utiliza una cosa muy a menudo en la cocina y no te das cuenta de ello.
 

lunes, 14 de enero de 2013

PAN CENTENO Y ALCARAVEA



Vamos a empezar el año con "el pan nuestro de cada día".
Me he dado cuenta de que tengo muy pocas recetas de pan publicadas... ¡¡con lo que me gusta hacer pan!!. A ver si os animáis a hacerlo en casa porque es de las cosas más satisfactorias que hay, además no hay mejor olorcito que el del pan recién hecho. Si tienes tiempo lo mejor es amasar a mano y disfrutar con ello, pero si no una amasadora o una panificadora ayudan bastante.
Esta receta la he sacado de un librito de panes para panificadora pero lo he cocido en el horno porque para mi gusto queda mucho mejor. Es un pan supertierno e incluso la corteza queda tierna, eso sí, si no te gusta el sabor de la alcaravea no se la pongas, seguro que sigue quedando un pan de lo más apetecible.

INGREDIENTES:
- 200 gr de agua
- 200 gr de yogur
- 1 y 1/2 cucharaditas de sal
- 1 cucharada de alcaravea
- 340 gr de harina de fuerza
- 175 gr de harina integral de centeno
- 1 cucharada de azúcar blanquilla
- 5 gr de levadura seca de panadero


 
ELABORACIÓN:
Yo he utilizado la themomix para amasar pero como ya os he dicho podéis hacerlo a mano perfectamente.
Ponemos el agua en el vaso y programamos dos minutos a 37º, vel 1.
Después echamos el resto de ingredientes y programamos 3 minutos, velocidad espiga.
Volcamos la masa en un bol engrasado con un poco de aceite y tapamos con un film transparente. Dejamos en un sitio cálido o por lo menos que no tenga corrientes y esperamos a que leve, deberá duplicar su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente, si hace más calor levará más rápido.
Una vez ha duplicado el volumen volcamos sobre una encimera enharinada y desgasificamos. Para ello amasamos un poco pero sin ser demasiado agresivos, hay que hacerlo con mimo y cariño. Vamos dando forma a nuestra hogaza, la podemos hacer alargada, redonda, como más nos guste. Para el segundo levado utilicé un banetton alargado así que le dí esta forma. No pasa nada si no tenéis banetton, le dais la forma deseada y lo ponéis en la bandeja del horno sobre un papel vegetal, así no se nos pegará.
De nuevo lo tapamos con un paño y esperamos otra vez a que duplique el volumen.
Precalentamos nuestro horno a 240º, volcamos con cuidado el banetton sobre la bandeja del horno (o metemos nuestra bandeja directamente en caso de no tener banetton) y hacemos unos cortes sobre el pan con una cuchilla. Bajamos el horno a 200º y cocemos durante unos 40 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Yo puse por encima unas semillas de sésamo negro porque las he comprado hace poco y estaba deseando de utilizarlas.

viernes, 28 de diciembre de 2012

FIAMBRE DE PAVO TRUFADO



Esta receta era un clásico que mi madre hacía casi todas las navidades, hubo un tiempo en que dejó de hacerlo y este año he querido retomar esta vieja receta. He procurado medir todos los ingredientes porque ya sabéis como son las recetas de las madres, casi todo es "lo que admita".
La verdad es que no sé por qué se hace sólo en navidad porque es un fiambre de lo más socorrido para cualquier época del año, en verano con una ensaladita debe ser una cena fantástica, aunque ahora para ponerlo en plan navideño mejor lo acompañamos de un poco de huevo hilado.
 
INGREDIENTES:
Con estas cantidades salen tres moldes de aluminio rectangulares.
 
- 1 Kg de pechuga de pavo picada (también se puede hacer con pollo y con otras partes del ave que más te guste)
- 1/2 kg de carne de cerdo picada
- 1 loncha gruesa de jamón serrano (de unos 100 gr aproximadamente)
- 100 gr de lacón ahumado
- 6 huevos
- 100 gr de miga de pan
- 250 ml de leche
- 50 ml de vino oloroso
- 2 tarritos de trufas (yo incluso pondría 3 para esta cantidad)
- Nuez moscada
- Una cucharadita de semillas de cilantro machacadas (esto es opcional, podéis ponerlo en polvo también)
- Pimienta molida
- Sal
 
ELABORACIÓN:
Ponemos en remojo la miga del pan con la leche.
En una fuente grande ponemos la carne de pavo y la de cerdo. Añadimos el jamón serrano y el lacón cortado en trocitos. Vamos echando el resto de ingredientes: los huevos batidos, la nuez moscada, el cilantro, la pimienta, la sal, el vino, la miga de pan remojada en leche y por último las trufas cortadas en trocitos pequeños, también añadiremos el caldito que viene con la trufa.
Removemos todo bien para que los ingredientes queden bien integrados y repartidos por igual en la masa. Volcamos sobre un molde rectangular.
Precalentamos el horno a 180º y metemos nuestro molde al baño maría unos 50-60 minutos.
Una vez transcurrido el tiempo lo sacamos y si ha soltado jugo la carne lo desechamos.
Lo servimos frío cortado en lonchas y acompañado de huevo hilado. ¡Buen provecho!
 

martes, 18 de diciembre de 2012

MANTECADOS

 
 
El otro día hubo una quedada de nuestro grupo Pipirrana para hacer dulces navideños, estaba deseando de ir pero al final no pude, así que para quitarme la espinita me metí en la cocina e hice unos mantecados. La receta ya la había probado el año pasado y es de mi amiga Reme.
Tengo pendiente de hacer la receta de mantecados de mi tía Puri (la repostera de las Miguelitas) que tienen un rico sabor a limón, pero me temo que habrá que dejarlo para el año que viene porque por este ya hemos cubierto el cupo de dulces navideños.
 
INGREDIENTES:
 
- 950 gr de harina y otros 50 gr para el amasado (yo no necesité para el amasado)
- 450 gr manteca de cerdo
- 320 gr azúcar glas (o normal pulverizada en un robot de cocina)
- 150 gr almendras peladas
- Una cucharadita de canela molida
- Una pizca de nuez moscada
 
Para glasear:
- Un huevo batido
- Semillas de sésamo
 
ELABORACIÓN:
 
Lo primero que haremos será secar la harina (más que tostarla como dice Reme), para ello la ponemos sobre la bandeja del horno y la metemos sobre 1 hora a unos 100º, la removemos de vez en cuando para que se seque igual por todas partes. Después la dejamos enfriar.
Aprovechando que tenemos el horno encendido, subimos la temperatura a 180º y tostamos las almendras, removemos de vez en cuando para que se tuesten todas por igual y no se quemen. Las dejamos enfriar y una vez frías las trituramos.
En un cuenco grande echamos la manteca derretida y vamos añadiendo el azúcar, las almendras, la canela, la nuez moscada y la harina (la tamizaremos para que no nos queden grumos). Mezclamos hasta obtener una masa homogénea. Dejamos reposar la masa para que la manteca vuelva a adquirir consistencia.
Después extendemos la masa como de unos 2 cm de grosor. Con ayuda de un cortapastas o un vaso vamos cortando los mantecados y los ponemos sobre una bandeja forrada con papel de horno.
Pintamos por encima con huevo batido y espolvoreamos con unas semillas de sésamo.
Precalenteamos el horno a 200 ó 250º, sólo la parte de arriba y metemos la bandeja en el centro del horno. Lo dejamos justo para adquieran un bonito color dorado, unos 5 ó 10 minutos dependerá de vuestro horno.
Antes de quitarlos de la bandeja dejarlos enfriar porque si no se pueden desmoronar.